10 consejos para preparar una buena entrevista a un candidato

buena_entrevista

Hoy te contamos 10 consejos para preparar una buena entrevista a un candidato. Puede que haya algunos tips que ya los lleves a cabo, pero otros te sorprenderán.

La entrevista sigue siendo la prueba estrella en los procesos de selección. Requiere de preparación y es una buena forma de conocer al profesional más allá de su currículum.

El objetivo del proceso es contratar al mejor para nuestra empresa, es decir, aquel que cuenta con la formación y las habilidades que encajan con nuestro equipo y puede llevar a cabo las funciones requeridas.

No todas las empresas parten del mismo punto, hay algunas que cuentan con un departamento grande de Recursos Humanos y otras que son más pequeñas y el proceso de selección suele realizarse entre varios miembros, algunos sin experiencia previa en este tipo de tareas.

Para todas las empresas, independientemente de su tamaño, estos consejos pueden ser de gran ayuda para estructurar las entrevistas laborales.

¿Qué aportan las entrevistas?

Cuando realizamos nuestro Candidato Persona tenemos en mente un ideal, algunas veces inalcanzable, así que cuando avanzamos en el proceso debemos tener esas características en mente, pero también ser flexibles.

Cada persona es un conjunto de fortalezas y debilidades, lo que hace que a veces se acerque más o menos a ese ideal definido que como reclutadores teníamos en mente.

La entrevista nos permite conocer, de primera mano, cómo se comunica el candidato, qué nos cuenta, qué dice de él su lenguaje no verbal e incluso si encaja con el equipo o no.

Es uno de los métodos más efectivos para contratar a alguien y pocos reclutamientos no lo incluyen. Debemos pensar que esta interacción permite ver si hay o no feeling con la persona y la empresa.

10 consejos para triunfar en la entrevista

1. Preparación previa

Para poder realizar una buena entrevista es necesario revisar los candidatos preseleccionados, consultar de forma detallada su currículum y ver sus trabajos anteriores.

Puedes también revisar las redes sociales y anotar aquello que te llame la atención para poder profundizar en estos temas durante la entrevista.

Se necesita invertir tiempo en establecer las preguntas y estudiar a fondo aquellos candidatos que han superado las etapas anteriores.

En SherlockHR puedes ver, en el perfil del candidato, todas las intervenciones con la empresa y es más fácil tener a mano esa información antes, durante y después de la entrevista.

También es necesario revisar el Candidato Persona ideal que tenías en mente antes de la entrevista y saber qué puntos son flexibles y cuáles son condicionantes imprescindibles.

2. Preguntas generales para todos los candidatos

Para realizar un proceso objetivo será necesario preparar preguntas generales que realizarás a todos los candidatos sin importar género, raza o religión. Estas preguntas tienen que tratar sobre la formación, la experiencia, las habilidades y sus hobbies.

Contar con este listado te permitirá estructurar la entrevista y tener claro el objetivo de esta charla. También te ayudará a tomar anotaciones de cada uno de los apartados, para que después la comparación y la selección sea más fácil.

3. Preguntas específicas para cada uno

Al revisar sus redes sociales, su trabajo anterior y sus referencias laborales, podrás realizar preguntas específicas para cada candidato.

Es de suma importancia que estas preguntas sean individuales, ya que los profesionales se sentirán tratados como personas y verán el tiempo y el interés que le has dedicado a su candidatura.

También puedes aprovechar para preguntar cualquier duda de las pruebas anteriores.

4. Referencias laborales

En este caso se pueden dar dos casuísticas: puedes tener las referencias antes de la entrevista o pedirlas a posteriori.

Si las tienes antes, es necesario haber contactado con ellos y profundizar sobre la experiencia que tuvo esa persona con el candidato, en su experiencia laboral anterior, hablar de sus tareas en esa empresa y también que destaque las habilidades más sobresalientes del candidato que vas a entrevistar. Esto te dará mucha más información sobre el candidato y podrás hacer preguntas más específicas sobre sus experiencias laborales pasadas.

Si lo pides tras la entrevista, anota qué quieres preguntar a esas personas referenciadas, esos temas que han quedado pendientes o poco claros en tu charla.

5. Habilidades blandas

Actualmente las habilidades blandas son determinantes a la hora de contratar o no a un profesional. Cada vez es más importante que la persona cuente con ciertas características para que pueda encajar con el equipo y la empresa.

Por ejemplo, ¿tiene una comunicación asertiva?, ¿le gusta trabajar en equipo?, ¿se adapta fácilmente a los cambios?, ¿cómo gestiona el estrés? …

Todos estos elementos acaban conformando una personalidad que, en algunos equipos, será perfecta y en otros no.

SherlockHR también cuenta con diferentes test específicos para evaluar las habilidades blandas de un candidato, para que sea mucho más fácil detectarlas para el gestor.

6. Tener en cuenta el lenguaje corporal

En la entrevista deberás fijarte en el lenguaje corporal del entrevistado. ¿Se siente cómodo? ¿Muestra aversión a ciertos temas? ¿Se expresa correctamente? ¿Sonríe?

Todos estos datos ayudan a establecer un juicio y permiten evaluar con mayor profundidad una candidatura.

De hecho, el 69% de los reclutadores no contratarían a un candidato si este no sonríe en ningún momento de la entrevista.

Aquí la experiencia del reclutador juega un papel importante, ya que debemos tener en cuenta cómo es esa persona y si su lenguaje no verbal es acorde al discurso que está dando.

7. Estructura de la entrevista

Una vez que tenemos en cuenta lo mencionado anteriormente es el momento de preparar la estructura de la entrevista.

  • Presentación y charla informal: estos 5 minutos nos permiten ver cómo se relaciona la persona con otros miembros del equipo sin los nervios de la entrevista. Es un primer paso para romper el hielo.
  • Apertura: en este caso se suele preguntar sobre la educación y su experiencia previa. Aquí también se da la oportunidad de preguntar cosas más personales, pero sin vulnerar la intimidad de la persona.
  • Información de la vacante y expectativas: es necesario una vez completado los primeros pasos centrarnos sobre la vacante, las tareas y las expectativas de este puesto durante el primer año.
  • Ventajas de trabajar en la empresa que representa el reclutador y condiciones.
  • Permitir al candidato realizar preguntas sobre aquello que no tenga claro o quiera profundizar.
  • Agradecer su tiempo y comentarle cuándo contactarán con él para saber si avanza o no su candidatura.

Es importante crear desde el inicio un buen ambiente, donde tanto el reclutador como el candidato se sientan cómodos y se comuniquen con facilidad.

En una entrevista el reclutador debe centrarse en escuchar. Según algunos expertos debe dedicar el 30% del tiempo a hablar y realizar preguntas y el 70% restante a escuchar. De esa escucha activa podrá extraer la información relevante para saber si es un buen candidato o no.

Uno de los principales retos del entrevistador es estimular al aspirante para que hable y se exprese, para que cuente más allá de lo que hemos leído en el currículum.

Toma notas durante el evento, ya sea directamente sobre su perfil o en un bloc de notas, y luego compártelas con el resto del equipo de reclutadores para ver si tuvieron las mismas impresiones.

8. Adáptate al tiempo y sé puntual

Es importante que un reclutador sea puntual, lo mismo que se les pide a los candidatos, y adapte el tiempo a lo que habían acordado.

Debemos tener en cuenta que los candidatos también tienen otras obligaciones y es profesional saber ajustarse a un horario.

Es importante que el reclutador evite distracciones como llamadas de móvil, revisar el correo durante la entrevista o bien interrupciones de otros miembros a la sala de entrevistas.

Debemos pensar que somos, como reclutadores, el portavoz y la imagen de la empresa, así que debemos ser profesionales y tener en consideración al candidato y su tiempo.

9. Evalúa al candidato

Lo hemos comentado con anterioridad, las anotaciones durante la entrevista y las mismas preguntas a todos los candidatos nos permitirán hacer una evaluación objetiva de los profesionales que se han presentado al cargo.

Comparte las notas con el resto de los reclutadores y añade las de otros miembros que también lo hayan evaluado, como puede ser el jefe de equipo o el CEO.

Realiza una reunión con todos aquellos que hayan participado en el proceso de selección para poder analizar candidato por candidato y decidir quién pasa y quién no a la siguiente fase.

10. Comunicación

Y para terminar con éxito la entrevista es importante comunicarle al candidato cómo ha ido, si pasa o no a la siguiente fase y darle feedback sobre sus respuestas.

¿Por qué no pasa? ¿Qué podría mejorar? ¿Qué pregunta hizo que saltara la bandera roja?

Igual de importante es comunicarle lo que nos gustó, la forma de responder y sus valores. Debemos pensar que más adelante podríamos necesitar un perfil como el suyo y, si nos gustó, es bueno tener una relación con él.

Es necesario responder a todos los candidatos, sin tener en cuenta el resultado. La reputación de una marca se construye en todos los actos y mensajes que da, así que brindar una buena experiencia al candidato es esencial para tener un buen Employer Branding y mejorar los KPIs de contratación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *