Habilidades blandas: competitividad para la nueva empresa

soft_skills

La forma de reclutar ha cambiado, hemos podido observar cómo grandes compañías como Microsoft o Google, les dan más importancia a las habilidades blandas que a los títulos de grandes universidades, para seguir siendo competitivas.

Actualmente las empresas han debido realizar varias modificaciones en función de lo que requieren, no solo para saber sortear las adversidades, sino para seguir consolidándose en el sector y apoyarse en la crisis como motor de crecimiento. Sin duda, una de las claves para lograrlo es ese “grano de arena” que representa cada miembro de la compañía y que aporta al logro de los propósitos organizacionales.

En ese sentido, hemos evidenciado la clara aceleración de la transformación digital de las empresas, estrategias innovadoras de negocio y de bienestar, entre otras novedades de la historia y ante la suma de todas estas prácticas, es requerido contar en nuestra plantilla con aquellos talentos que, gracias a sus habilidades personales, nos permiten ser competitivos. El futuro es una oportunidad en la que nos iremos redescubriendo como “nuevas empresas”, adaptadas y resilientes.

¿Por qué es clave tomar en cuenta las habilidades, especialmente las soft skills? Veamos.

Aumenta la contratación por habilidades

Actualmente el mundo nos exige la reinvención. Si bien, requerimos de personas que cuenten con una amplia experiencia o formación en un área de conocimiento en específico, las habilidades blandas son, ahora más que nunca, la pieza clave en las contrataciones, esta es una tendencia que va al alza. ¿A qué se debe esto? Ocurre principalmente por 3 motivos:

  • La transformación y rediseño constante de los perfiles en el actual contexto y de cara al futuro. Esto significa que muchas de las carreras tradicionales están cambiando y por ende las empresas van a valorar más el dominio de habilidades particulares por encima de las notas o la formación académica únicamente.
  • Por otra parte, la llegada de la Covid-19 y los picos de contagio en sus subidas y bajadas, han hecho que las empresas, puntualmente los departamentos de RRHH y de gestión del talento, tengan que remodelar algunas de sus prácticas en términos de contratación. Esto lo vemos, por ejemplo, reflejado en el uso de soluciones de reclutamiento digital para optimizar los procesos de contratación en tiempos y recursos.
  • La pandemia puso en evidencia que, en los entornos corporativos, es necesario un repensar y una posterior adaptación al contexto, con lo cual se ayuda a definir un nuevo camino en la productividad y rendimiento de la compañía acorde con la realidad del mercado laboral y las nuevas modalidades de trabajo.

Con lo anterior, nuestros departamentos de recursos humanos y de gestión del talento han sido y aún deben ser efectivos en nuestras contrataciones para el largo plazo, de manera que logremos garantizar que internamente todos los equipos, proyectos, áreas o células de trabajo estén alineados. Esto se consigue, por supuesto, con ayuda de la tecnología de SherlockHR, una solución de reclutamiento integral, para que filtremos eficientemente a los mejores talentos.

Microsoft, la compañía fundada por Bill Gates, cuenta con un programa global, cuyo objetivo es el de ayudar a construir una economía más inclusiva basada en habilidades. Los casos de éxito son dignos ejemplos de evolución hacia el futuro. 

Habilidades como ventaja competitiva

La pandemia nos hizo pisar el acelerador hacia la transformación de nuestras operaciones. Un dato del McKinsey Global Institute (MGI) estima que más del 20 por ciento de la fuerza laboral mundial podría trabajar fuera de la oficina la mayor parte del tiempo y seguir siendo igual de efectiva. 

Y es debido a los modelos actuales de trabajo en alternancia o híbridos, que las empresas saben que sus actuales y futuros colaboradores deben contar con unas habilidades blandas específicas que se van a configurar en los pilares de la eficiencia y autogestión. ¿Cuáles son esas habilidades que requerimos en términos de competitividad?

  • Colaboración 360: Hace referencia al trabajo por parte del colaborador y sus aportes en todos los niveles o equipos. Ayuda a generar mayor compromiso y corresponsabilidad. Requiere de procesos de comunicación asertivos y el entendimiento del rol de cada quien más allá de lo que dictan las funciones del cargo.
  • Deseo de crecimiento: El deseo constante de crecimiento y aprendizaje nos habla de una persona que vela, en detalle, por su desarrollo y procura garantizar una formación en habilidades o conocimiento en sus procesos de desempeño. Es muestra de pro actividad, disciplina, compromiso y autogestión.
  • Creatividad e intercambio de ideas: Es un indicador de que esta persona buscará soluciones o hará propuestas novedosas y de adaptación según corresponda. De esta manera no solo tendremos personas resolutivas y con iniciativa, sino que, se generarán acciones centradas en el bienestar común del equipo o del proyecto. Pensamiento crítico.
  • Relaciones de calidad: Nos permite identificar las perspectivas de valor que consideren los miembros del equipo y que sumen al objetivo común. Esto va a generar una mayor cohesión, garantiza un buen ambiente de trabajo y, por ende, un alto grado de satisfacción de nuestros colaboradores con el ambiente laboral. A nivel de RR.HH., podemos fomentarlas con acciones estratégicas e impactar positivamente nuestra imagen como marca empleadora, dentro y fuera de la organización. Confianza mutua.

Se requiere apuntar a la contratación de candidatos que cuenten con estas habilidades para garantizar el logro de resultados de manera eficiente y con ayuda de las nuevas tecnologías. La invitación: seamos coherentes. Cultivemos en nosotros mismos las habilidades blandas que buscamos en nuestros candidatos para identificarlas más fácilmente en ellos y permitirnos un mayor crecimiento como profesionales… y a nivel personal.

También podemos usar soluciones como SherlockHR que dispone de test de habilidades blandas para poder evaluar al candidato y conocerlo mucho mejor.

Talento irreemplazable

El nuevo transcurrir del mundo nos ha llevado a acelerar el a trabajar con herramientas digitales, para la contratación, para mejorar la experiencia del candidato, la del empleado, para poder analizar las métricas y darle el enfoque necesario a la cultura, la diversidad, el aprendizaje de nuestros colaboradores.

Un estudio de PwC International Ltd indica que el 77% de los CEOs que se encuestaron expresó su preocupación de que la escasez de habilidades podría obstaculizar el crecimiento de su organización. Elimina dicha preocupación alcanzando candidatos que realmente encajen con la cultura de la organización y que cuenten con esas habilidades requeridas en pro del crecimiento.

En nuestra pasada sesión de junio de Charlas con Expertos tuvimos el gusto de compartir con 3 líderes de gestión del talento en las compañías que representan y estas son sus perspectivas sobre el futuro de la fuerza laboral, en relación a las habilidades. Estas son sus percepciones:

  • Milton Bautista, Director de Gestión del Talento Humano en Cruz Roja Colombiana (Seccional Cundinamarca y Bogotá) indica que “aunque la tecnología nos ha permitido avanzar, el componente humano es fundamental”.
  • A través de una cultura organizacional sólida, Leidy Maldonado de aeioTU Fundación Carulla, deja claro al colaborador que, por ejemplo en un cargo de facturación, aun cuando “la actividad operativa sea sencilla el colaborador puede sacarle provecho desde la innovación y desde la búsqueda de la optimización de procesos.” Recalca que en cuanto a habilidades blandas se promueve y emplea el pensamiento estratégico, la escucha activa y la participación abierta.
  • Por su parte, Juan Pablo Muñoz, Jefe Corporativo de servicios de Gestión Humana en Grupo Coomeva, “Deberíamos estar pensando en cómo desarrollar capacidades en la fuerza laboral para que aprendan los conocimientos, capacidades, habilidades o profesiones que ayuden a mejorar la competitividad interna del país”.

La alianza entre la tecnología y el talento de la persona son la combinación ideal en este transcurrir del mundo empresarial para lograr ser realmente competitivos.

Este camino que se vislumbra en el futuro, sin duda requerirá de una completa articulación de todos los actores de la organización, en la que se debe procurar la participación activa, en la que estemos alineados en habilidades blandas y en la que, garanticemos el éxito de la mano de nuestros colaboradores y la optimización de procesos y resultados gracias a la tecnología en organizaciones cada vez más humanas, diversas e inclusivas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *